4 oct. 2010

Los Planetas, o las raíces del indie nacional


Me gustaría comenzar esta entrada excusándome. Y lo hago porque realmente no soy un entendido de la música y no sé diferenciar un Do de un Mi, no odio sistemáticamente todo el mainstream, no pertenezco a ninguna “groupie”, ni he escuchado todo lo que ha salido en los últimos 25 años para poder comparar varios estilos musicales. Así que perdónenme los gafapasta, pero voy a hablar esta vez de Los Planetas sin demasiado conocimiento, un grupo tan venerado como odiado que, para bien o para mal, ha sido el abanderado del término indie en España desde que en los 90 Jota y Florent decidieran conocerse en la Universidad de Granada , poniendo los cimientos de lo que sería el gran castillo independiente nacional que sigue en pie en la actualidad. Especialmente para la crítica, sector para el que la banda siempre ha infundido un respeto místico, además de alimentar encarnizadas y en numerosas ocasiones ridículas batallas entre sus seguidores y sus detractores.



Por cierto, una aclaración (que nadie me había pedido) antes de seguir. Me gusta mucho la música independiente, pero no soy de esos modernos que empiezan a rajar de los buenos grupos cuando se empiezan a hacer conocidos y ya no son sólo ellos los que los escuchan (http://es.wikipedia.org/wiki/Vetusta_morla) o fichan por alguna multinacional para expandir su música (Los Planetas en este caso). En este blog pondré los grupos que me gusten independientemente de que hayan “dejado de ser guays y minoritarios”. Seguimos.

Los Planetas entran con algo de dificultad en sus primeras escuchas, especialmente porque a Jota, líder, compositor y vocalista, no se le entiende casi nada de lo que dice sin tener la letra delante en buena parte de los temas. Pero una vez digerido el hecho de que vocalizar no es lo suyo, nos encontramos que Los Planetas tienen una o varias canciones diferentes para cada estado de ánimo, para cada sensación, utilizando una influencia del rock inglés que es, o más bien era, tan poco habitual para los tiempos en los que ellos comenzaron. Estados de ánimo que tienden hacia lo depresivo pero que no necesariamente transmiten ese pesimismo al que los escucha; cuántas veces me ha levantado el ánimo Línea 1, pensando que, claro, siempre se puede estar peor. O regodeándote en tu propia miseria, algo que no es recomendable hacer en exceso pero que siempre viene bien hacerlo puntualmente.

Precisamente en Línea 1 se trata un tema recurrente en algunas canciones como es el uso de las drogas, un tema que siempre ha traído cola cuando se ha relacionado con los granadinos. Los Planetas componen según su estado de ánimo, y según ellos estar bajo el efecto de las drogas también comprende un estado de ánimo, aunque siempre han afirmado tenerle un profundo respeto a las sustancias y a su utilización, que es responsabilidad de cada uno que las toma. Con drogas a sin ellas, lo cierto es que Los Planetas es un grupo para escuchar con calma, para sentarte y dejar que sus letras entren lentamente hasta que sea demasiado tarde para parar. Por favor, no te lleves su disco Una Semana en el Motor de un Autobús (por cierto, álbum que para mí es el pico de inspiración de los granadinos y que ilustra la cabecera de este blog) a una fiesta, harás el ridículo.

La manera de componer a través del tiempo de la banda se describe a la perfección en este fragmento de una entrevista que concedieron en el primer año de siglo:
Los Planetas es una formación que tiende a mirar hacia adelante, a no repetirse en fórmulas pasadas o canciones antiguas. No se trata de innovar por innovar o coger ciertos elementos sólo porque están de moda, sino afinar nuestro criterio y plasmar como nos sentimos.” Y se ha podido comprobar a la perfección con el giro que han dado en sus últimos dos discos, donde han virado desde las estrofas pop más pegadizas hasta la utilización de los vestigios del flamenco, influenciados por las raíces de la ciudad a la que pertenecen y admiran.

Los Planetas, en definitiva, son un grupo de personas interesante, de las que no deja a nadie indiferente, y sobre todo han dejado claro en estos años que saben hacer a la perfección lo que mejor define a la buena música: transmitir en pocos minutos los sentimientos y recuerdos de toda una vida.

Y aquí os dejo 6 de mis preferidas:


Un Buen Día - Unidad de Desplazamiento

Línea 1 - Una Semana en el Motor de un Autobús <- TREMENDA


Pesadilla en el Parque de Atracciones - Unidad de Desplazamiento

Segundo Premio - Una Semana en el Motor de un Autobús

Experimentos con Gaseosa - Los Planetas Contra la Ley de la Gravedad

1 comentarios >>:

For The Sun dijo...

No es que sea uno de mis grupos favoritos, pero a cualquiera que le guste la música en general (y no sólo la de los 40 principales), debería escucharse alguno de sus discos. Y eso hice. Y me emocioné, ya que ningún grupo español me había hecho sentir como Los Planetas.

Tienes razón en eso que dices de los gafapasta. Estoy harta de resabidos que escuchan música sólo para decir lo guays que son, y que saben más que tú y que yo sobre si tal grupo toca demasiado agudo. DIOS. Que se paren a escuchar de verdad. Seguro que ninguna canción les ha puesto los pelos de gallina, o les ha hecho llorar, o les ha recordado algún momento de su vida...

Pero bueno, buen post, buen grupo y buenos vídeos. Gracias.

Un saludo!

Publicar un comentario