30 nov. 2010

McEnroe, o cómo hacer grande lo pequeño

Ir a clase, buscar trabajo, salir a comprar, no comer grasas, recordar todos los cumpleaños, mantenerse informado de las novedades de cada día, poner al mal tiempo buena cara... obligaciones.

"Y es que hubo un tiempo en que hacías gazpacho para comer"



La cotideaneidad es una especie que, lejos de estar en peligro de extinción, parece estar más aferrada que nunca y se perfila como la eterna sombra anclada a recordarnos siempre que tenemos obligaciones, que debemos rendir cuentas a nosotros mismos. Es precisamente por esto que destaca tanto el giro de guión que imprimen bandas como McEnroe, capaces de transformar esa cotideaneidad en canciones con una naturalidad asombrosa, permitiendo transportar la nostalgia al día a día. Y es que, aunque no lo sepamos todavía, no se necesita gran cosa para echar algo de menos. Y eso McEnroe nos los recuerda en cada pista, en cada verso. Lo que se dice hacer buen gusto de las pequeñas cosas.

"Moriría por ti, como mueren los valientes"

McEnroe no necesita la pomposidad ni caer en la cursilada para hablar de amor, tema omnipresente en sus tres álbumes. Amor doloroso, resignado, casi platónico en ocasiones. Amor dramático, de heridas aún sin cerrar. Amor trasladado al rock slowcore con las pinceladas de pop justas. La voz de Ricardo León, expresiva como pocas, dota de una personalidad extraordinaria todos sus temas (producidos, por cierto, por Abel Hernández [El Hijo, Migala] en su último y mejor disco). Esa misma voz que sonó incluso mejor en directo, cuando nos regalaron en Elche hace unos meses un concierto extraordinario en el que tan solo se echó de menos la aportación de Miren Iza (Tulsa), impresionante en "Los Veranos", uno de los más nostálgicos de Tú Nunca Morirás y que resume a la perfección lo cotidiano mezclado con el amor y la nostalgia que cubre a McEnroe.

Recubiertas de una película grisácea permanente, la mayoría de las pistas abarcan muchas cualidades, pero no la mediocridad. McEnroe son grandes letras. No ofrecen estribillos, no conceden facilidades. Sin embargo, la recompensa ante el esfuerzo es de las que pocos ofrecen en el panorama nacional. Imprescindibles.






4 comentarios >>:

Marla dijo...

Genial!!

Anónimo dijo...

Muy genial

Adriano dijo...

Me alegra que guste, no son demasiado conocidos y deberían serlo.

iaGo dijo...

Son muy buenos, y, como bien dices, merecen ser mas conocidos... pero bueno, que se le va a hacer, la gente seguirá haciendo dias de cola, y llorando, por ver a LAdyGaga...

Publicar un comentario