27 jul. 2011

Jens Lekman, o descubriendo al genio sueco

 Si tuviéramos que describir a Jens Lekman en una línea, sería apropiado decir que es un genio sueco de los que aún creen en el romanticismo, de esos que todavía escriben cartas. Sólo él es capaz de crear melodías polp-folk adorables mientras se dedica a hablar de un tranvía cuyo destino es el cielo, justo después mandar una felicitación de cumpleaños cantada y acabar recordando luchas desarmadas en Gotemburgo. En definitiva, resultar entrañable. Pero es más que un sueco adorable: son letras teledirigidas, melodías pop convincentes y muchísima mano izquierda para ajustar la línea roja que separa la ñoñería del buen gusto justo en el punto adecuado.

Jens Lekman trata en sus canciones el amor bien entendido, el inocente también y especialmente el que se ve desde fuera y se ríe de él. Con apenas dos álbumes (When I Said I Wanted To Be Your Dog -2004- y Night Falls Over Cortadella -2007-) y algunos EPs ha conseguido llegar hasta las sensibilidades menos aguzadas, y eso ya parece mérito de más como para dedicarle un par de horas de nuestra vida. Una de ellas la dedicaremos nosotros a su disco menos conocido, el primero. Iré poniendo vídeos de las canciones, pero podéis escucharlo en mucha mejor calidad en Spotify, por ejemplo.

When I Said... comienza con un recorrido hacia el cielo en lo que Lekman denomina Tram Nº7, una especie de analgésico móvil que cura todos sus males. I'm fixed, repite una y otra vez hacia el final. 'Tram #7 To Heaven' funciona perfectamente como arranque porque descoloca y fascina por partes iguales como presentación al mundo. Lekman es un recién nacido que berrea éste es mi disco y me vais a adorar.



Apenas nos hemos repuesto de la ascensión al heaven cuando nos prepara una caída libre a golpe de ritmos tropicales al mundo terrenal: ese lugar donde la gente celebra sus cumpleaños. Concretamente una tal Lisa, que no reconocemos pero cuyo pastel sabemos repleto de velas; una Lisa a la que le une una gran amistad, como demuestra en 'Happy Birthday, Dear Friend Lisa':

Tomorrow the Jehovas will come by.
And they will ask you of and excuse.
Not to accept eternal life.



A capella Lekman nos narra sus tropelías por Gotemburgo, ciudad sueca que Bush visitó e incendió allá por 2001, una preciosa poesía prácticamente narrada que nos teletransporta a aquellos disturbios: And I'm not a political fighter / and I don't even have a cigarette lighter / But I wanna see that fire / I just wanna see that fire / Burn out the avenue.




Termina 'Do You Remember The Riots?' y una trompeta nos invita a casa del sueco para conocerlo por dentro. Y allí sólo hay luz, una luz que brilla y guía el camino de Lekman, un absoluto temazo que rebosa ingenuidad y ternura, la que tienen aquellos con un corazón impermeable dispuesto a reírse de sí mismo una y otra vez, sin importar los golpes que reciba:

It sounds so obvious, so obvious
Why would anyone need a map or a compass?
It’s so beautiful
To be guided by you
‘Cause you are the light




Pese a todo, 'You're the light' es bastante bailable (esa trompeta invita a la causa) y alegre, así que notamos el contraste con el siguiente corte, 'If You Ever Need a Stranger', una balada muy bien medida en la que Lekman reconoce en una de las hipérboles más preciosistas que he escuchado jamás que "se cortaría el brazo por ser el amante de alguien", además de reconocer con un punto irónico su obsesión por el santo matrimonio (You think it's funny / My obsession with the holy matrimony).
 

En 'Silvia' narra con seriedad y nostalgia una historia con una reina que sólo él podría convertir en entrañable. Habla de lo fugaz y de lo único que puede importarnos porque es lo único que tenemos, el presente:

No one will ever forget your name
they'll look after your grave
but it's not the same, you say
Now it's just you and me, Silvia
It's just you and me

 

En 'The Cold Swedish Winter' lo encontramos acompañado de una voz femenina angelical, una historia costumbrista de su amada Suecia donde encuentra una mujer con la que se quiere acostar, pero ella sólo busca a alguien que la mantenga durante la fría noche sueca. Muy entrañable todo.



Continúa 'Julie', de lo más folk del álbum, un arrebato teen de una relación que se aferra a encallar en cualquier muelle anónimo mientras pueda seguir adelante.



Si Julie era su arrebato adolescente, 'Psychogirl' nos cuenta esa relación en la que una vez estás dentro todo desemboca en una espiral de complicaciones, una constante ayuda a los problemas de tu pareja que acaba destrozándote a ti. Quizá sea excesivamente pausada, aunque la letra la acaba irremediablemente salvando:

I have enough problems to deal with on my own.
Just turn around now psychogirl.
Your eyes are like knives, cutting into my bones.
And if I'd be your psychologist, who would be the psychologist's psychologist?




La segunda gran balada es la que da nombre al álbum, 'When I Said I Wanted To Be Your Dog', en la que jura lealtad a su único amigo (You're my only friend) comparándose con un perro que siempre será leal a su amo.


Cierra la enérgica "Higher Power", en una noche perfecta para sentir melancolía, dice Lekman. Y tanto que la sentimos, Jens. Y tanto.

In church on Sunday making out in front of the preacher.
You had a black shirt on with a big picture of Nietzsche.
When we had done our thing for a full Christian hour,
I had made up my mind that there must be a higher power. 



  
Y hasta aquí el análisis de su primer disco. Si os ha fascinado tanto como a mí, o si ya lo conocíais, podéis volver a escucharlo tantas veces como queráis, porque es un álbum que, como todos los grnades, a cada escucha muestra nuevos matices, nuevos sentidos pasados por alto. O también podéis escuchar su segundo disco, también brillante. O diversos singles (de los que destaco 'Black Cab' y 'The End of The World Is Bigger Than Love', donde niega el amor) aún sin disco que ha liberado este genio sueco que tiene enamorado a todo aquel que se adentra en su mundo. Un mundo a veces ingenuo, otras atrevido, muchas con su peculiar sentido del romanticismo. Pero siempre genial.

2 comentarios >>:

Marla dijo...

Sí que es adorable sí! y bueno. Gracias por la recomendación :D

Cris R dijo...

Creo que nunca me había introducido en un album de una forma tan detallada. Ha sido un viaje espectacular. Las canciones que más me ha llegado creo que ha sido la de "You're the light", pero reconozco que el chico tiene un estilo algo extraño que no me llega a entusiarmar.

Publicar un comentario