24 ago. 2011

La Batidora Indiependiente (XIII) [Caviar inglés]


No podemos decir que acudimos a la cita batidoriana con puntualidad inglesa, porque estaríamos faltando a la verdad. En realidad queríamos respetar la visita del Papa y dejar que los fieles fueran los protagonistas (*cof cof*). Bueno, para compensaros la espera y el enorme sufrimiento y ansiedad causados traigo 5 canciones frescas (en realidad algunas están fritas a venéreas del tiempo que llevan sonando) procedentes enteramente de esa pequeña porción de isla que es Inglaterra.




Yuck está subiendo como la espuma en los playlist de este año, y en gran medida es gracias a Get Away, un tema muy noise, con ese punto The Pains pero con un sonido más maduro, o más duro, mejor dicho.






Dejad la trascendencia en casa. Con Delays el mensaje es claro: vamos a hacerlo sencillo. Let's keep it simple es la confirmación de que Delays sabe hacer hits pegadizos, y los hace muy bien. La letra seguramente no sea el pasatiempo preferido de Cohen, pero es posible que acabes escuchando esta canción en bucle si te atreves a pasar. Directos desde Southampton.






Folk del bueno para estos londinenses de mucha monta. Rocks and Daggers es una canción pausada pero con ritmo, que cocina a fuego lento una bomba que acaba estallando en la parte final de la canción, en un grower de los que pone la piel de gallina. Muerte lenta y dolorosa para quien no acabe gritando "But there's no need to play with my heart" por los rincones de su habitación.






Empezamos con las primeras espadas. The Smiths, la banda de Manchester ex-liderada por el polémico Jim Morrissey, forma parte de ese reducido grupo de bandas míticas que no deberías morir sin escuchar. De entre todas sus obras maestras destaca esta canción, de la que se han hecho ciento y una mil versiones, entre ellos la de los grandes Belle & Sebastian. Simplemente magia.






De todas las canciones que ha compuesto la banda de Abingdon puede que ésta sea la menos recomendable para escuchar un mal día. El  mundo que se derrumba a nuestro paso y la atmósfera oscurísima de Street Spirit, es, en mi opinión, una de las obras maestras de la banda de Thom Yorke y del mundo de la música en general. Los coros casi fúnebres hacia el final son el broche de dramatismo que redondea una canción prácticamente perfecta. Larga vida a Radiohead (se nota que soy fan, me pierden los colores). ¡Hasta la próxima, señores!



3 comentarios >>:

Cris R dijo...

Adicta que me estoy volviendo a tus entradas!
nunca había escuchado esa canción de Radiohead, pero creo que acabo de tener un flechazo a primera escucha...

Anónimo dijo...

El líder de The Smiths fue Morrissey, no Jim Morrison, ese fue el de The Doors...

Adriano dijo...

Un mes con el gazapo coleando, gracias por el aviso, edito. Para batidora la de nombres que tengo en la cabeza.

Publicar un comentario