2 abr. 2012

La Habitación Roja refresca el Alicante Spring Festival

Éxito rotundo del Alicante Spring Festival, que abarrotó los dos escenarios disponibles, tanto el Tribute Ibiza como el Rockers, que es al que acudimos y del que os hablaremos según nuestra experiencia, que fue ciertamente espectacular, pese a ciertos acoplamientos de sonido (escenarios muy próximos) y una larga caminata desde la entrada del recinto a la zona de los escenarios, donde el puerto muere en manos del Mediterráneo. Líricas ridículas aparte, el ambiente general del festival fue muy bueno, la organización estuvo a la altura de las circunstancias, al menos hasta el punto en que la percepción de una persona abarca, y el nivel de los artistas invitados cumplió con todas las expectativas que había generado en la ciudad.

Destacaron por la mañana las actuaciones de DJ:Suit y Vilanoise, que pincharon ante la mirada de los más tempraneros, valientes que acudieron al recinto desde bien pronto. Ambos son habituales de las noches alicantinas (el primero es residente en l'Enrenou y los segundos este mes asistirán allí mismo a pinchar por segunda vez) y los que los hemos escuchado ya estábamos prevenidos de un set indie pop con trazas de fresca electrónica, que es exactamente lo que nos ofrecieron junto con la compañía de  buenos platos de paella. El cartel era atractivo y por el escenario pasarían otros nombres como Bertran DJ, Lollypop, Bilbadino, Cycle, The Leadings, Little Ed, Coolroom o Elyella y los incombustibles Zombie Kids, de los que ya os hablamos en la igualmente exitosa pero menos multitudinaria actuación en la segunda Rockers Night, donde como en esta ocasión, además de su siempre efectivo Face se atrevieron con todos los géneros y con todas las excentricidades que los caracterizan. Pero nos centraremos y pondremos todo nuestro esfuerzo descriptivo en lo que seguramente interesa a nuestros indieferentes lectores, el acontecimiento que había programado para las siete de la tarde y que comenzaría con el retraso de rigor: la actuación de La Habitación Roja.

La Habitación Roja salió al escenario de día y lo abandonó de noche, representando la transición entre las buenas intenciones vespertinas y la locura que iba a desatar la salida de los Zombie Kids pocas horas después.

Aunque no llegaron a tocarla, para desgracia de este pobre cronista, "la noche se volvió a encender" con la energía  de los valencianos, que ofrecieron un sonido contundente (pese a los problemas que arrastraron durante buena parte de la actuación) y un setlist plagado de hits, un recopilatorio de casi dos décadas de éxitos contrastados con los que el público, que no era muy extenso pero contaba con la siempre agradecida masa entregada, disfrutó de casi una hora de concierto en la que hubo tiempo para temas de todas las épocas de la banda, centrándose como es lógico en su último disco, "Fue Eléctrico". Precisamente abrieron con 'El resplandor', el que seguramente es el tema más contundente que jamás hayan compuesto. Con el público ya metido en situación tocaron 'Siberia', 'Annapurna' y miraron atrás con el felizmente obsoleto 'Nunca ganaremos el mundial'. Quizá estos dos últimos temas no funcionan tan bien como los primeros en directo, pero ya fuera 'Febrero' o una subida importante de decibelios tras un celebrado "dale volumen" de Jorge Martí a la mesa de sonido, lo cierto es que el concierto adquirió una nueva dimensión a partir de entonces.

Lo nuevo de La Habitación Roja funciona en directo y quedó ratificado con 'Indestructibles' y 'La segunda oportunidad', de lo más bailable/coreable del octavo álbum de la banda. La máquina del tiempo nos transportó a sus inicios con una sucesión de 'Nuevos tiempos' (que se presentan muy dulces, al menos en lo que a su música se refiere), ' Van a por nosotros', 'El eje del mal' y una espectacularmente vitoreada 'Voy a hacerte recordar' mientras caía la noche en Alicante, mientras la ciudad bajaba sus persianas ante las guitarras que se levantaban ante el puerto alicantino. Bueno, quizás exagero un poco, pero vosotros me entendéis, estoy seguro. Se despidieron con 'Ayer' tras una gran actuación demostrando una vez más que su directo sigue funcionando allá donde va, ganándose también el favor los que los escuchan por primera vez. Pop fresco y sencillo con mensaje, poco más se necesita para alegrar una tarde cualquiera.


Visita las mejores fotos del festival en nuestro Flickr

2 comentarios >>:

Mara dijo...

Muy buena crónica del concierto, Adriano :) y las fotos, ¡muy chulas!

Anónimo dijo...

Yo me subí al escenario jajajajaja

Publicar un comentario