12 jun. 2012

Rocketship, o el amor en los tiempos del cólera


Se acerca el verano, y no hay visos de que mi vida vaya a mejorar. Busco canciones y grupos que hablen de los problemas de siempre con una nueva perspectiva, que me hagan sentir comprendido, arropado y menos abandonado en esta marea de miasmas y vaivenes que es la vida de un estudiante joven con cada vez menos esperanza en la bondad de esta, nuestra desdichada especie.

De esta desesperada y no del todo satisfactoria búsqueda, resulta el descubrimiento de Rocketship, a quienes no he dedicado tiempo suficiente porque el calor y otros espantos impiden toda buena labor. Pero eso no implica que no haya brillo en ellos, o que no deban servir para animar a cualquier alma cándida, jovial, gentil y bienintencionada que pueda rondar este horrible, enfermo, insano mundo que es internet y el colectivo musical del S. XXI.

Los expertos en esa cualidad única y característica de la especie humana que es la asociación anárquica de ideas, dicen encontrar similitud con My Bloody Valentine, por el noise, y Stereolab. Que de eso opine quien les conozca.

Una vez más, esta entrada no pretende señalar al nuevo grupo de moda, ni contribuir a ningún movimiento tardío de retrovanguardia boreal, sino, tal vez, despertar una sonrisa en el corazón de alguien que se vea frente a un verano que, una vez más, como cada año de su vida, bien por su fealdad, sobrepeso, tosquez, pelo, granos, hedor o aparato, no augura nada bueno, y le hace pensar en el más frío de los suicidios, la más intensa de las drogas o el más cruel asesinato de ancianos en un supermercado. Desde aquí te digo que estos señores de Rocketship parecen entenderte, que lo han pasado mal, que les han roto el corazón, y que han mantenido su existencia sobre una base de infinita inconsistencia, y que han vivido para contarlo, quién sabe con qué resultado.

Espero que os guste. Porque todos hemos amado, con más o menos fundamento, y hemos sido cursis, y hemos dado abrazos que valían más que la mitad de los dedos de cada una de nuestras manos.

2 comentarios >>:

Anónimo dijo...

Menudo/a lobo/a solitario/a, este verano es el tuyo!
Me descubres un mundo con Rocketship <3

reina.momo dijo...

No lo conocía, parece interesante :)

Publicar un comentario